LA JURISPRUDENCIA DE INTERESES DE PHILIPP HECK

En el curso 1988/89 el profesor García Amado ofreció a sus alumnos de Derecho Natural de la Universidad de Oviedo la posibilidad de ir sumando puntos a la calificación final que obtuviesen en el examen mediante la lectura y exposición de alguna de las obras que figuraban en un listado que nos proporcionó. El libro de Diez Picazo Experiencias jurídicas y teoría del derecho, que valía un punto, fue mi primera elección y supuso mi toma de contacto con la Jurisprudencia de intereses de Philipp Heck, que se convertiría en el tema de mi tesis doctoral. En el transcurso de estos años dedicados a Heck, su obra y su mundo pasaron de ser un laberinto en Fraktur del que no sabía salir, a una agradable pensión llena de huéspedes ilustres que me resistía a abandonar. Un hilo me llevaba a otro hilo y habría sucumbido enredada si no fuese por quienes tiraron de mi contribuyendo, cada uno a su modo, a que esta investigación llegase a su fin. No hay en este libro una línea escrita con más placer que estas que voy a emplear en agradecérselo.
Al profesor Luis Martínez Roldán le agradezco muchísimo que haya dirigido esta tesis doctoral con una paciencia infinita y una confianza en mis posibilidades mucho mayor de la que yo misma tenía. Ha sido generoso con sus conocimientos y con su tiempo y muy respetuoso con mi trabajo, y me ha regalado su afecto y la tranquilizadora certeza de saberle siempre ahí, aconsejando, orientando, leyendo, corrigiendo, sugiriendo, animando y, en definitiva, haciéndolo todo más fácil. Con Luis también tiraron de mi, y mucho, mis queridos compañeros del área de Filosofía del derecho de la Universidad de Oviedo, Jesús Aquilino, Benjamín, Xacobe y Leonor, dándome todas las facilidades para compatibilizar mi actividad docente con las estancias de investigación en Alemania y mostrándome continuamente, con su ejemplo, que el esfuerzo es una obligación y que una tesis es algo serio donde no proceden atajos pragmáticos. En el día a día que compartimos (y en el que incluyo a Roger, profesionalmente lejos pero también tan cerca) preguntaron por mi trabajo obligándome a verbalizar, leyeron con minuciosidad todo lo que con cuentagotas iba poniendo en sus manos, y cuando no les dejé otra opción pasaron del respetuoso silencio a la machacona insistencia sin dejar de mostrarme afecto y consideración. Ninguno de ellos volvería a pagar un café en su vida si yo tuviese que corresponder a toda su ayuda con cafés. De ese elenco de compañeros de Oviedo también es parte natural Juan Antonio García Amado, tantas veces causa de tantas cosas buenas, cuyas clases me transmitieron el gusto por la docencia y por la filosofía del derecho y cuyo aprecio constante es uno de los pilares de mi vida. Esta es sólo una más de las muchas ocasiones en que le he dado las gracias, y seguro que no será la última.
Desde San Sebastián, con una cuerda más larga pero también con mucha fuerza, tiraron de mi Juan Igartua y Lourdes Méndez, inteligentes interlocutores, excepcionales anfitriones y amigos amables en el sentido más literal del término, cuyo cariño y apoyo nunca dejaré de agradecer.
Mi amiga Marta Ibáñez amenazó con ahogarme con la cuerda si no ponía punto final. A ella, a Ramón Estrada y a José Luis Muñoz de Baena, les agradezco que hayan corregido erratas y errores con un buen humor incomprensible y que siempre hayan tenido una palabra de aliento a modo de necesaria gasolina.
El Deutscher Akademischer Austausch Dienst (DAAD) me concedió el honor de contarme entre sus becarios e hizo posible mis estancias de investigación en Alemania. Y Prof. Dr. Dr. Dr. h.c. mult. Werner Krawietz me abrió las puertas de la Westfälische Wilhelms-Universität de Münster y de su Lehrstuhl, involucrándome en todos los cursos, seminarios y actividades que allí se realizaban y regalándome sus conocimientos y su tiempo. Esta investigación debe mucho al profesor Krawietz, a su competencia, generosidad y buena disposición, y me alegra poder agradecérselo, una vez más, en estas páginas.
También tengo que dar las gracias a los investigadores con los que coincidí en el seminario de Filosofía del Derecho de la Universidad de Münster, especialmente a Andreas Schemann, que me ayudó desde el primer día consiguiendo que ningún trámite fuese engorroso y a quien debo, entre otras muchas cosas, el alemán que aprendí. Y a mi amiga Marina Finaguina, que iluminó mi vida cotidiana en el número 59 de Kolde-Ring.
Este libro es el resultado de la tesis doctoral que defendí ante una comisión formada por los profesores Jesús Aquilino Fernández Suárez, Juan Antonio García Amado, Jesús Ignacio Martínez García, Juan Igartua Salaverria y Werner Krawietz, que tuvieron a bien otorgarle la máxima calificación. A todos ellos agradezco sus amables consideraciones y sus atinadas sugerencias y, sobre todo, que hayan hecho posible que ese día ya figure archivado en mi personal carpeta de los buenos recuerdos. La tesis obtuvo además el diploma de doctorado europeo gracias a los positivos informes del Prof. Dr. Domenico Corradini H. Broussard, de la Universidad de Pisa, y del Prof. Dr. Dr. H.c. Wilfried Schlüter, de la Universidad de Münster. A ambos mi más sincero agradecimiento. Al igual que al Prof. Dr. Martin Schulte, de la TU Dresden, y al Prof. Benjamín Rivaya, de la Universidad de Oviedo, que aceptaron ser los suplentes de la comisión. Gracias a Pilar Gutiérrez Santiago, Esteban Fernández Sánchez, Ricardo Llavona, Miguel Presno, Sergio Mored, Luis Aurelio González, Marta Ibáñez, Ramón Estrada, Lucía Payero, Xacobe, Leonor, Benjamín y Gustavo, que vinieron a la lectura y se alegraron conmigo. Y gracias al Excmo. Sr. Rector de la Universidad de Oviedo, D. Vicente Gotor, que también estuvo allí, añadiendo al acto un particular valor institucional.
Al profesor Pedro Serna, director de la Colección Filosofía, derecho y sociedad de la Editorial Comares, nunca podré agradecerle bastante la consideración y el respeto que ha mostrado hacia mí y hacia mi trabajo, abriéndome las puertas de la Editorial Comares, cuya labor de rescate y reedición de los clásicos del pensamiento jurídico es tan valiente como necesaria, y a cuyo catálogo es un honor pertenecer.
Mis últimos agradecimientos son también una dedicatoria: a mis padres, a mis hermanos y a mi tía Maru, que siempre están ahí proporcionando el mullido colchón de la familia; a Roger, que construye cada día lo mejor de mi vida, y a Marina, que lo ha revolucionado todo y que la noche antes de la lectura de la tesis durmió excepcionalmente bien (no se ha vuelto a repetir).

ABREVIATURAS
AGRADECIMIENTOS
PRECISIONES TERMINOLÓGICO-CONCEPTUALES
PLANTEAMIENTO GENERAL

I. LA DISPUTA POR EL MÉTODO, ¿ESCARAMUZA O REVUELTA?
1. ¿Juez-rey o autómata de la subsunción? Mapa de posiciones a principios del s. XX
2. El acercamiento de la teoría a la praxis jurídica
3. Revisión del cliché: la servidumbre política del autómata de la subsunción.
4. La fe en el método como yugo judicial: Jurisprudencia de intereses vs. Movimiento del derecho libre

II. EL ENEMIGO A BATIR: LA JURISPRUDENCIA DE CONCEPTOS
1. Génesis y éxodo de la Jurisprudencia de conceptos
2. La onda expansiva de los conceptos: la Jurisprudencia constructiva
3. Los recovecos de la praxis judicial: la Kryptosoziologie
4. Cuán muerta está la Jurisprudencia de conceptos
5. El pecado de la inversión: la technische Begriffsjurisprudenz

III. LOS CIMIENTOS DE LA JURISPRUDENCIA DE INTERESES DE PHILIPP HECK
1. Una ciencia del derecho práctica y normativa: pura metodología vs. teoría pura
2. La independencia filosófica de la Jurisprudencia de intereses
3. El topos de la vida, de sus experiencias y de sus necesidades
4. El concepto de interés: relevancia y problemas

IV. LA TEORÍA DE LA OBTENCIÓN DEL DERECHO DE PHILIPP HECK
1. El legislador, el juez y sus análogos en la vida cotidiana: una «vital» teoría de la interpretación
2. La investigación histórica de los intereses: una objetiva teoría subjetiva de la interpretación
3. El valor hermenéutico del interés vencido: el caso del suministro de cadáveres
4. Ulterior desarrollo judicial: el problema de las lagunas
5. La sentencia del tribunal imperial alemán de 28 de noviembre de 1923 sobre revalorización de una hipoteca
V. AMISTADES PELIGROSAS. JURISPRUDENCIA DE INTERESES Y NAZISMO
1. El disputado título de iusmetodología nazi
2. Ario, pangermanista, nacionalista, antisemita: trayectoria política de Philipp Heck
3. La adaptación de la Jurisprudencia de intereses a la renovación jurídica nazi
a) Del método-yugo al método-coartada: la adaptación del juez
b) El interés des-interesado y el conflicto armónico
c) Un método sin cosmovisión para una cosmovisión que no quiere método
4. Una amistad imposible: incompatibilidad de caracteres

VI. BALANCE FINAL Y CONCLUSIONES: LA HERENCIA DE LA JURISPRUDENCIA DE INTERESES
1. Catálogo de críticas y reconocimientos
2. El caudal relicto: un nuevo vocabulario jurídico. Conclusiones

BIBLIOGRAFÍA GENERAL
OBRAS DE PHILIPP HECK

Colección
FILOSOFíA, DERECHO Y SOCIEDAD
Materia
JURIDICO, FILOSOFIA DEL DERECHO
Idioma
  • Castellano
EAN
9788498368611
ISBN
978-84-9836-861-1
Depósito legal
GR. 2681/2011
Páginas
288
Ancho
17 cm
Alto
24 cm
Edición
1
Fecha publicación
22-07-2011
Número en la colección
28
Rústica con solapas
23,00 € Añadir al carrito